Sobre mí

Lo más importante de tu boda es que la vivas con pasión

¿Te has parado a pensar el número de horas que llevas preparando un único día de tu vida?
Incontables ¿verdad?
Un acontecimiento así, es para vivirlo con entusiasmo minuto a minuto y recordarlo para siempre.

Te propongo un trato.

Quiero que el día de tu enlace lo disfrutes al máximo y que te lo pases en grande.
Yo, me ocuparé del resto.

Te obsequiaré con unas imágenes cargadas de sentimientos que conservarás para toda la vida.

Las fotografías guardarán parte del alma del fotógrafo

Lo que te ofrezco, no son simples imágenes de boda. Son mucho más que eso.

Son fotografías con alma.

Además de retratar cada acontecimiento crucial y cada mínimo detalle.

Si a ese conjunto de imágenes no les añades nada más, serán eso.

Simples fotografías de una boda cualquiera.

Yo te propongo ir más allá. Te propongo darle sentimiento a tus recuerdos de boda.

Tu esencia, se verá reflejada en cada sonrisa y en cada cruce de miradas.

Y mi naturaleza creativa, quedará plasmada de una manera sutil en cada imagen.

Para que además de recordar el día de tu boda.

Vuelvas a sentir cada instante como si lo volvieras a vivir.

¿Esto es lo que quieres experimentar al ver tus fotografías de boda?

Testimonios

Javier Romero en lo PROFESIONAL

¿Lo que más me fascina de esta profesión?

Sin duda es la satisfacción que me da estar constantemente en modo creativo.

Cada reportaje supone un nuevo reto a superar.

Y eso me hace afrontar cada sesión con ilusión y motivación.

Quiero que sepas que puedes volver a sentir cada emoción del día de tu boda una y otra vez.

Gracias a la fotografía de boda documental y artística.

¿Estás buscando un fotógrafo así para el día de tu boda?

Si es así, yo puedo ayudarte.

Javier Romero en lo PERSONAL

Vivo en Jerez de la Frontera (Cádiz), tierra flamenca y devota que me hace feliz.

Mi interés por la fotografía comenzó, cuando aún era muy joven, con la fotografía de tormentas.

Sí. Esos fenómenos de la naturaleza, tan espectaculares y bellos a la vez.

Si lo piensas, este estilo tiene mucho en común con la fotografía de bodas.

En los dos, mi misión es estar a la espera de ese gran momento.

Esos segundos en los que ocurrirá la magia.

Cuando llega la Semana Santa Jerezana, mis protagonistas se convierten en capirotes, cofradías y procesiones.

Esto, más que una afición convertida en profesión, es una devoción que llevo con orgullo y pasión.

Mi manera de «recargar pilas» es estando en contacto con la naturaleza en estado puro. 

Y es por eso que, en los ratos que no estoy con la cámara en la mano (pocos, debo decir), me verás practicando senderismo y pesca.

Dos aficiones que me permiten dar descanso a mi mente más creativa. 

Y que a su vez, me dan la oportunidad de descubrir lugares insólitos donde llevar a mis novios en cada sesión.

¿Te apetece que busque un lugar especial para ti?